Mediterráneamente

mediterraneoLa trilogía Mediterránea: PAN, ACEITE Y VINO

La antigua palabra griega diaita, de la que deriva dieta, significa estilo de vida equilibrado, y exactamente esto es lo que es la Dieta Mediterránea. Va más allá de una manera de comer, es una forma de vida saludable.

Es una herencia muy valiosa que hemos recibido las regiones del Mar Mediterráneo,  basada en la variedad y la simplicidad de las comidas, utilizando productos frescos de temporada y autóctonos.

A lo largo de milenios los pueblos mediterráneos han ido evolucionando, acogiendo e incorporando sabiamente, nuevos alimentos y hábitos que legaban de otras culturas. Iberos, Celtas, Griegos, Romanos, Bárbaros y Árabes, todos han contribuido a establecer la actual “trilogía mediterránea” de pan, aceite y vino.

Desde el Próximo y Medio Oriente llegaron los cereales, las legumbres, la zanahoria, la cebolla, los ajos, la ciruela, el melocotón, el cerezo, el albaricoque, el manzano, el peral, el nogal, el avellano y el castaño. De Europa provienen la remolacha, la achicoria, la col y los espárragos; de Lejano Oriente, los garbanzos, el sésamo, el pepino, la berenjena, la mostaza, la albahaca, los cítricos, el mijo de India; del Sudeste asiático y Oceanía el arroz, el romero, la pimienta, el sésamo, el cardamomo, el jengibre, la albahaca, el pepino, la sidra, la caña de azúcar; de África, el melón, la sandía, los dátiles; y de América, el maíz, la judía, la patata, el tomate, el pimiento, el calabacín, la calabaza. Pocas comidas mediterráneas serían imaginables sin estas aportaciones. Gracias a estas mezclas y aportaciones, se configuró uno de los modelos alimentarios más saludables del mundo, nuestra dieta Mediterránea.

Farmer's Market - Organic Vegetables¿Qué la hace tan saludable?

Su bajo aporte en grasas saturadas y su alto aporte de grasas monoinsaturadas, su alta concentración en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Es el equilibrio perfecto.

La Dieta Mediterránea se caracteriza por la abundancia de alimentos vegetales, como pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos; el empleo de aceite de oliva como fuente principal de grasa; un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos (yogur, quesos) y huevos; el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas y aportes diarios de vino consumido generalmente durante las comidas.

La Dieta Mediterránea ha sido, y continua siendo, un patrimonio cultural evolutivo, dinámico y vital.

¿Qué os propongo? Una cena mediterránea de temporada en el restaurante Guana.

Para picar y compartir: Berenjena con Tempura con Tomate y Albahaca; Pimientos del padrón con Flor de Sal; Coca de Folgueroles con Tomate

Como plato principal: Pescado de mercado, os recomiendo alguno de temporada lubina, bacalao, bacaladilla, bonito… acompañado de patatas, cebolla y tomate

No puede faltar un un buen vino tinto

Feliz cena

3 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] ideal es que sigáis una dieta variada y adaptada a vuestras actividades diarias, una dieta mediterránea  No es lo mismo trabajar de bombero, que de abogado, ni es lo mismo salir del trabajo e ir al […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola
¿En qué puedo ayudarte?