El sin sentido de comer

,

decisión

¿Comemos todo lo que comemos de forma consciente? ¿Tenemos sensación de hambre siempre que comemos? ¿Por qué cuando abrimos una bolsa de patatas nos las tenemos que acabar todas? ¿Escogemos nuestra comida de manera lógica?

Formularse estas preguntas a uno mismo, es una buena manera de saber si se come sin sentido o se come de forma consciente.

Un dato a tener en cuenta es que a lo largo del día se toman aproximadamente “unas doscientas decisiones relacionadas con la alimentación, y a muchas de ellas no se les presta la atención que merecen”, según B. Wansink (nutricionista y experto en comportamiento alimentario). Al no prestar atención a lo que se come, se ingiere más cantidad y a consecuencia aparece el INCREMENTO DE PESO.

Por ello os doy algunas ideas para daros cuenta de lo que realmente coméis. Y así poder tomar cartas en el asunto:

  1. Durante 7 días, apunta todo lo que comes, haz un DIARIO  DE ALIMENTOS. Todo quiere decir todo (un chicle, la galleta que te sirven con el café, el trozo de pan de la  comida, el caramelo de la salita de espera del médico) una vez acabes de escribir el diario, léetelo con paciencia y analízalo. Seguramente tu respuesta será ¡Como más de lo que creía!
  2. Olvídate de los ALIMENTOS CONSUELO. ¿Estas triste, aburrido, nervioso, agobiado, bajo presión…es tu mejor escusa para comer? Si tu respuesta es sí…has de romper esta relación sentimiento-alimento à Los alimentos consuelo no son nada buenos, siempre tendrás algún sentimiento que paliar con ellos. Mientras escribes el diario pon el sentimiento que tienes en el momento que comes cada alimento, te ayudara a identificar si tienes en tu día a día muchos alimentos consuelo.
  3. No imites a los demás….Si vas a comer con alguien, ¡NO COPIES LO QUE COME! Hay estudios que dejan constancia de que se come por imitación, por lo que el comportamiento alimentario está influenciado por la conducta de los demás (si los demás comensales escogen porciones grandes o pequeñas, alimentos insanos o saludables). Se fiel a tus necesidades.
  4. ¡VAJILLA DE DISEÑO! Cuidado con la vajilla que utilizas, puede que sea muy bonita o de último diseño, pero a veces el tamaño es exagerado y esto hace que la cantidad que se pone sea mucho mayor de la necesaria (a no ser que vayas a un restaurante de delicatesen y te pongan una diminuta porción de la última creación del chef. Que tampoco es recomendable, ya que  después de cenar en el restaurante la mayoría de gente opta por comer una hamburguesa para llenar el vacio del estomago) Conclusión en su justa medida
  5. ¡MIRO LO QUE COMO O MIRO LO QUE COMEN! Si se come mirando la TV o de la pantalla del PC se ingiere un terciopareja comiendo delante de la TV más de cantidad, ya que no se está concentrado en los alimentos y se come de manera inconsciente, lo cual lleva a comer más cantidad. Al no prestar la atención necesaria, no se perciben los mensajes que llegan al cerebro, que nos  advierten de que el estómago está lleno y aún se sigue comiendo.
  6. ¡MÁS OFERTA, MÁS INGESTA! Está reconocido por varios estudios que si hay más oferta gastronómica en la mesa más se consume. Lo ideal para comer lo justo e indispensable es poner la ración individual para cada uno, en el caso de que sobre, se debe de retirar de la mesa y guardarlo. Por eso si se pide comida a domicilio como en www.serviapat.com no se tiene este riesgo, ya que trae la ración justa para una persona.

La clave esta en ser consiente de lo que se come.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *